Home
Message
Joey's Story
Prophecies
Garabandal
The Best of Garabandal
The Priesthood
The Workers

CUESTIÓN DE ÉNFASIS
Por Connie Hoebich

¿Enfocaremos en la profecía o en la santificación?
La profecía tiene un poder misterioso entre los hombres. Algunos la evaden, otros la atesoran. A todos, al parecer,...

Profecías aún no cumplidas
El milagro de la Hostia Visible ocurrió el 18 de julio de 1962, como aval de las apariciones de Garabandal. Conchita lo calificó de ‘milagrucu’ (milagro minúsculo). Pero otros fenómenos extraordinarios, como las caídas y marchas en éxtasis, acompañaron también a las apariciones, para ayudar a los presentes a reconocer la mano de Dios en estos hechos. No obstante, la mayor de todas estas demostraciones, el milagro “extremadamente grande” que Conchita menciona en su diario, está aún en el futuro. Antes de que se produzca, nos dice Conchita, el Señor nos mandará la Advertencia, para purificarnos, a fin de que podamos apreciar mejor el milagro por el que probará su amor por nosotros. Nuestra Señora también habló a Conchita de un castigo que nos mandará el Señor si la humanidad no atiende a los mensajes de la bendita Virgen o al milagro. Además de estas tres profecías principales dadas en Garabandal, sobre la advertencia, el milagro y el castigo, hay varias más que Conchita ha consignado en su diario, en cartas o que ha divulgado en algunas entrevistas.
NO HABRÁ TERCERA GUERRA MUNDIAL.
Así dijo Nuestra Señora en Garabandal.

El gran temor de la época es el riesgo latente de holocausto nuclear, por disponer las grandes potencias – y algunas menores – de armas que pueden reducir los centros de civilización del mundo a cenizas en cosa de minutos. Los jefes de estado y los dignatarios de la Iglesia han penado en la ardua tarea de enfrentar este problema. Pero sabemos por lo que dijo la Virgen en Garabandal con respecto a una posible nueva guerra mundial, que no debemos preocuparnos de esto, porque nunca ocurrirá.

Conchita se encargó de plantear esta pregunta en tres ocasiones por lo menos. La fuente primaria de información es aquí Joey Lomangino, que la conoce desde 1963. Él recuerda claramente que ella le afirmó haber oído la Virgen decirle que no habría tercera guerra mundial. Dejó lugar a la posibilidad de escaramuzas y guerras locales entre países, pero excluyó todo conflicto mundial.

Una segunda referencia es Anne Mequeli, de Brentwood, N.Y., trabajadora empeñosa del Comité del Escapulario en el Centro New York y gran amiga de Conchita, con quien participa en las horas santas dedicadas a los sacerdotes. Ella presta el testimonio siguiente:
“Una noche en casa de Conchita, cuando todos hablaban de la crisis cubana, ella me dijo: En mi pueblo, en la época, todos temían una tercera guerra y andaban con radios a mano para oír las noticias. Pero yo tuve una aparición en esos días y la Virgen me dijo: No habrá tercera guerra mundial”.

Otra referencia es una conversación entre Conchita y el obispo Auxiliar de New York, Francisco Garmendia, el 27 de agosto de 1981, que fue grabada. A una pregunta del Obispo sobre el fin de los tiempos, Conchita respondió: “La Virgen me dijo que antes del Milagro habrá solamente tres papas (Pablo VI, Juan Pablo I y Juan Pablo II). Ese mismo día – tal vez usted recuerde que en Francia la gente estaba aterrada temiendo que en 1962 estallara otra guerra mundial – la Virgen apareció y dijo: “No tengáis miedo, nunca volverá a haber una guerra mundial”.