Home
Message
Joey's Story
Prophecies
Garabandal
The Best of Garabandal
The Priesthood
The Workers
BREVE HISTORIA DE LAS OBRERAS DE NUESTRA SEÑORA DEL MONTE CARMELO
1968 - 2002

La evolución del material de difusión
En 1965 Joey Lomangino emprendió la difusión con un sencillo álbum de fotos con anotaciones en Braille. Andando el tiempo, el álbum se convirtió en una serie de diapositivas, luego en una película de 16 mm y finalmente en una cinta de video, que hoy está a disposición del mundo entero, gratis, en: garabandalny.com
 
Los volantes - también disponibles en el sitio web - fueron concebidos desde el principio para ser distribuidos en reuniones en Garabandal. Incontables millones de esa docena de volantes fueron distribuidos así durante los treinta años siguientes, en varios idiomas. Este inmenso trabajo fue siempre obra de Bill Henry, su gente, y una pequeña y anciana prensa.

De las hojas mimeografiadas distribuidas durante las reuniones - que duraban alrededor de tres horas - surgió una pequeña revista llamada Needles (agujas). Su primer ejemplar fue el del invierno de 1972. Los artículos que contenía fueron, en su mayoría, escritos por sacerdotes.

El Padre Joseph A. Pelletier, A.A., viajó varias veces a Garabandal con su amigo Joey Lomangino, y escribió parte de su ya clásico libro Our Lady comes to Garabandal (Nuestra Señora viene a Garabandal) en casa de Joey en Lindenhurst, N.Y. en 1970. Otro libro del Padre sobre el mismo tema, God speaks at Garabandal (Dios habla en Garabandal), fue traducido al chino en 1972 por Victoria Wu, de Taiwan, mientras estudiaba en la Universidad de Fordham en New York, y fue publicado por Paul Cardinal Yu Pin, Fu Jen University Press. El P. Pelletier escribió varios libros, folletos y artículos para la revista Garabandal hasta 1981. Siempre tuvo a pecho ese asunto hasta su muerte en 1986.

Otros sacerdotes expertos en el tema aportaron enjundiosos artículos durante estas cuatro décadas, y muchos de ellos se conservan en este sitio web. Se destacan especialmente el P. François Turner, O.P., el padre francés Alfred Combe y el P. Francis Benac, un Jesuita español activo en la India. Estos sacerdotes fueron el pilar de la revista Garabandal. Sus artículos nunca perdieron interés, son teológicamente correctos, enteramente precisos y libres de toda especulación. Al morir ellos se acabaron los verdaderos expertos en Garabandal. Este sitio web es un tributo a su gran obra en nombre de Nuestra Señora.

Varios colaboradores laicos hicieron contribuciones inapreciables a la revista a lo largo de su historia. Entre ellos, William Kuhn, editor del P. Pelletier, Ed Kelly, un maestro de escuela californiano que se casó con una joven española de la región Cantábrica y pasó muchos días en el pueblo, Connie Hoebich, la editora silenciosa del primer número, Charlie Mailloux, que viajó por el mundo con Joey y relató sus conferencias para la revista y Marie Fitzpatrick, que crió la publicación de boletín a revista y obtuvo entrevistas de primer orden con testigos oculares de Garabandal a fines de los años 80.

La publicación ininterrumpida de la revista por más de treinta años frente al reto de presentar siempre con frescura los hechos aún incompletos ocurridos en Garabandal entre 1961 y 1965, sin recurrir a locas especulaciones, constituye el legado de estos hombres y mujeres que brindaron tan desinteresadamente su tiempo, talento y energía al servicio de Nuestra Señora y su mensaje.

Al fin en 1994 pudo completarse el vídeo del Centro New York The Message of Garabandal (El Mensaje de Garabandal). Fue exhibido por EWTN en 1995 y Joey Lomangino fue invitado - cuatro veces - a aparecer en el programa Mother Angelica Live (Madre Angélica en vivo). Se estima que 60 millones de personas se enteraron del mensaje de Nuestra Señora a raíz del diálogo animado y espiritual presentado por estas dinámicas personalidades. Llegado el año 2002, el vídeo "El Mensaje de Garabandal" ha sido traducido en 27 idiomas, incluyendo una versión para personas con dificultades auditivas.

La Peregrinación
Después de su primer viaje a Garabandal en 1964, Joey volvió allí varias veces, con su amigo Mario Corvias y otros. No era un viaje sencillo, como que ¡nadie sabía a derechas dónde estaba Garabandal! Pero se fueron agregando al grupo cada vez más amigos y extraños. Joey siempre se alojaba en casa de la madre de Conchita y los demás visitantes eran alojados por otros habitantes del pueblo. No hubo allí posada ni hotel por mucho tiempo.

En el curso de sus visitas a Garabandal, se ofreció frecuentemente a Joey la ocasión de adquirir allí una casa u otra propiedad, o de invertir en un negocio del pueblo. Pero sus consejeros espirituales le disuadieron, haciéndole ver que su obra en Garabandal podría ser mal interpretada si tuviera intereses en el pueblo, de modo que declinó, y hasta la fecha no tiene posesión alguna en Garabandal. Cuando al principio de la segunda investigación el obispo Del Val convocó a Joey y su esposa a Santander, la primera pregunta que le hizo fue: "¿Qué propiedades tiene en Garabandal?" y Joey contestó: "Señor obispo, ni una piedra".

Estos viajes cortos solían desembocar en visitas a otros santuarios marianos, lo que terminó formando una peregrinación anual para las Obreras de Nuestra Señora del Monte Carmelo. El P. Pelletier y el P. Tucker integraron frecuentemente la comitiva como consejeros espirituales y las agencias de viajes hicieron los arreglos necesarios para el transporte y el alojamiento. Fue en la peregrinación de 1977 donde Joey conoció a Marilyn Luther, su futura esposa. En 1978 se celebró el Congreso Mundial sobre Garabandal. De 1979 a 1987, la joven familia de Joey lo mantuvo en su terruño, pero en 1987 la peregrinación renació en forma de un retiro de una semana en Garabandal. Como la notoriedad de Garabandal había contribuido a facilitar el acceso al pueblo y la mayor propaganda lo había convertido en una meta más popular, surgieron otros grupos de peregrinos y se tornó fácil para cualquier extranjero llegar a Garabandal. Por otra parte, Joey vio su participación en los viajes restringida por algunas preocupaciones de salud y así se llegó al último retiro de Semana Santa del Centro New York en 2001. Hoy día llegan cotidianamente a Garabandal autobuses y automóviles de alquiler, se van construyendo posadas, hoteles y restaurantes y el pueblo se transforma de una aldea humilde en una meta ampliamente conocida.

El trabajo del Centro
A medida que creció la tarea de apostolado, creció también la necesidad de trabajadores. Al principio, un grupo de voluntarios se encargaban de llevar a Joey a sus conferencias y de hacer las proyecciones. Así nació su presentación medular, siempre enfocada en el P. Pío y en Garabandal. La organización reclutó la mayoría de su personal entre los residentes de Long Island, NY, y llegó a haber unos 400 trabajadores en actividad en la zona de New York, New Jersey y Connecticut. La organización también albergó a numerosas reuniones de rosario, de pícnic en familia, horas santas, procesiones y vigilias nocturnas.

Todos estaban felices trabajando en un proyecto de tanta vitalidad y tanta promesa, y todos esperaban ansiosos el Gran Milagro. Hubo muchas conversiones y curas con testigos, obradas por la medalla besada por nuestra Señora en Garabandal; Conchita entregó esa medalla a Joey en 1964. Llegaban cartas de a centenares por semana. Joey abrió su casa en Lindenhurst para la gente que quisiera venir a ayudar y orar. Esto llegó a conocerse como "La noche del martes en lo de Joey". En 1975, a instancias de su obispo, Joey dejó de hablar en público dentro de su diócesis. Esto marcó el principio del "apostolado internacional" que proclamó el mensaje de Nuestra Señora por 40 estados y por tres veces, alrededor del mundo.

Siguieron muchos viajes exitosos a Inglaterra, Escocia, India, Nigeria, Hong Kong, Australia, Nueva Zelanda, México y Canadá. A fines de la década de los 80, Joey asistió a dos reuniones internacionales sobre Garabandal.

En Kerala, un centro nacional se estableció para toda India y el video de Garabandal, "El Mensaje de Garabandal" junto con la literatura y tarjetas santas están disponible en inglés, en Tamil, Malayalam y el Hindi.

En este período apareció la computadora en el Centro y los datos de suscripciones y pedidos fueron procesados electrónicamente en adelante. Los viajes transoceánicos tuvieron considerable éxito y originaron intensa demanda de materiales al regreso de Joey. Se ha distribuido probablemente más de un millón de folletos What is Garabandal (¿Qué es Garabandal?) Los fabricantes de rosarios y escapularios proveyeron millones de sacramentales para distribuir entre los promotores, especialmente sacerdotes, monjas y laicos en los países del tercer mundo. Produjeron estampas con lo esencial del mensaje de Garabandal, en 27 idiomas, para distribuir con los vídeos mandados a seis continentes.

A raíz de una seria enfermedad, Joey comenzó a reducir su trabajo en el Centro en 1994. Las operaciones diarias están a cargo de Rachel, Coordinadora del Centro y Obrera de vieja data, con su marido Silvio. Joey continuó atendiendo reuniones sobre la revista y atendiendo correspondencia desde su casa.

La actuación pública de Joey Lomangino llegó a su fin en noviembre de 1999, cuando sufrió un repentino y grave ataque cardíaco en su casa. Privado de la atención y guía de Joey, el Centro perdió impulso. La muerte de su amiga y consejera Rhoda Van der Clute en febrero de 2001 fue un tremendo golpe para Joey y su familia, así como para el personal de la revista, de la que era gerente de operaciones, y de toda la organización, que perdió sus grandes dotes y valiosa experiencia.

La revista, aunque vívida y atrayente, estaba escasa de escritores. A fin de mantenerla enfocada en Garabandal, se hizo costumbre reimprimir artículos que habían tenido éxito. Pero era una revista sobre Garabandal, y los eruditos sobre Garabandal habían desaparecido. Joey nunca toleró especulaciones ni rumores. No pensaba que correspondiera al personal de la revista proclamar curas o milagros. El contenido de la revista se restringió.

Los hechos del 11 de septiembre 2001 originaron una nueva era en el Centro New York. Frente al trágico e imprevisible ataque, muchos llamaron, congestionando nuestras líneas, preguntando si ésta sería la Advertencia de la profecía. Era evidente que estos ataques no eran la Advertencia, pero llevaron a varias Obreras a reconsiderar cómo responder a la Advertencia cuando se produzca y cómo continuar una eficiente proclamación del mensaje en tales tiempos. Con la tecnología novel del Internet es posible comunicarse por todo el mundo a la velocidad de la luz. Por lo tanto ése sería un medio mejor para difundir el mensaje e informar al mundo cuando los acontecimientos predichos en Garabandal comiencen a producirse. El Centro New York ya había hecho sus primeras incursiones en la cibernética.

Existían los vídeos Message of Garabandal en 27 idiomas. También había en depósito folletos y estampas Message en diversos idiomas. Había un verdadero tesoro de artículos, entrevistas y testimonios, todo ello visible sólo al pequeño número de suscriptores de la revista. Quedaban unos pocos promotores, pero ellos, como Joey, llevaban la carga de su edad y salud declinante. Con las suscripciones en disminución, los costos en aumento y escaso interés público en la revista Garabandal y en el Retiro de Semana Santa, se impuso la decisión de cerrar esas actividades del Centro.

Se sometió a Joey la idea de un sitio web. Una vez informado sobre las grandes posibilidades del Internet, la facultad de alcanzar una generación nueva que no había oído el Mensaje por los medios de antaño y la oportunidad de presentar al mundo los pensamientos de grandes inteligencias captados en la revista, sin costo alguno, se mostró entusiasmado. Este sitio web es un fruto de la oración y de mucho tiempo invertido en estudio y desarrollo - y es, al fin, una realidad.

Lo que empezó como un pequeño álbum de fotos con notas en Braille se ha convertido en el mejor sitio web multimedia que pudimos construir a base de cuarenta años de estudio de los hechos de Garabandal. Con la bendición de la divina Providencia y mediante la intercesión de Nuestra Señora, la difusión del Mensaje continúa.